El aceite de avestruz ha sido utilizado con gran éxito en la industria cosmética por sus excelentes propiedades humectantes; y por su alto contenido en omegas es propiamente un restaurador de células y tejidos. El aceite facial, reduce notablemente las bolsas debajo de los ojos, ayuda a desaparecer notablemente las patas de gallo; es un autentico humectante natural que retrasa los efectos del tiempo en el rostro.

El aceite corporal, aplicado a todo el cuerpo, no produce raciones secundarias. La aplicación en el cuerpo puede ser como crema de uso diario para la piel muy reseca. No produce sensación de calor, sólo hay que aplicar y actúa de inmediato. Su uso diario es recomendable para regenerar constantemente su piel. Funciona como regenerador celular, desinflamatorio y humectante.